Endzone Eats: What Ancient Olympians Ate to Win

Endzone Eats: lo que comían los antiguos atletas olímpicos para ganar

Lo creas o no, entrenar sin descanso en gimnasios no era la única estrategia ganadora de los atletas griegos antiguos. Muy similar a la de los atletas de hoy en día, su receta para la victoria incluía dietas cuidadosamente diseñadas. Se creía que tipos específicos de alimentos, hierbas y especias aumentaban la energía y mejoraban el rendimiento y eran una parte esencial de su éxito. ¡Sumergámonos en el mundo de los deportes y la nutrición ancestrales y exploremos las especias y hierbas que empoderaron a sus campeones!

Los primeros atletas olímpicos: ¿qué comían?

Imagine el mundo de los atletas griegos antiguos, donde los entrenadores y médicos no escatimaban esfuerzos para encontrar las mejores maneras de mejorar su rendimiento a través de diversas estrategias de entrenamiento y alimentación. No es muy diferente del mundo del deporte actual, ¿no? Excepto que el ajo era considerado un ingrediente mágico y el vino mezclado con especias y miel, una bebida energética. Pero empecemos desde el principio.

Los antiguos griegos valoraban mucho la aptitud física y las habilidades atléticas. Creían que no hay mente sana sin un cuerpo sano y consideraban que alcanzar todo su potencial físico era una virtud excepcional. La mayoría de las competiciones atléticas, como los Juegos Olímpicos, se celebraban con fines religiosos y el ganador era considerado el favorecido por los dioses. No es de extrañar que los atletas hicieran todo lo posible para maximizar su rendimiento y obtener la gloria y el honor de ser coronados campeones. Y se consideraba que tener una dieta adecuada era un elemento crucial del éxito.

Al principio, la dieta de los atletas griegos no era muy diferente de la dieta griega promedio. Comían gachas de cebada, queso fresco, verduras y frutas frescas y, ocasionalmente, pescado y carne. Los primeros registros de la dieta especial de un atleta son los de Charmis de Esparta, que entrenaba y competía comiendo higos secos. Como velocista, encontró extremadamente útil el azúcar de los higos secos y ganó la carrera de velocidad en los Juegos Olímpicos del año 668 a.C.

Convertirse en carnívoro: la moda por la carne entre los deportistas

Según Pausanias, Dromeus de Stymphalus inició la moda de la carne. Ganó los Juegos Olímpicos como corredor de fondo y su dieta se basaba casi exclusivamente en carne. Otro relato atribuye esta innovación a Eurímenes de Samos, un campeón de peso pesado que supuestamente basó su dieta únicamente en carne por consejo del famoso matemático y filósofo Pitágoras. Dado que es bien sabido que Pitágoras era vegetariano, es más probable que Eurímenes recibiera ese consejo de un entrenador deportivo del mismo nombre.

Milón de Crotona fue el deportista olímpico más exitoso de la historia. Ganó el campeonato de lucha libre en seis Juegos Olímpicos y siete Juegos Píticos. Era conocido como un amante de la carne y sus hábitos dietéticos eran a menudo exagerados. Los Deipnosofistas traen una increíble historia de Milón de Crotona. Describe cómo Milo se puso un toro de cuatro años sobre sus hombros, lo llevó por el estadio, lo mató de un solo puñetazo y luego lo cortó y se lo comió solo en un solo día.

Y como ocurre con cualquier otra tendencia , comer carne se volvió muy popular entre los atletas griegos antiguos. Eligieron la carne en función de las características de los animales relevantes para su deporte. Se animaba a los velocistas y saltadores a comer carne de cabra, los boxeadores comían carne de toro y se pensaba que la carne de cerdo era la mejor opción para los luchadores.

Mejorar el rendimiento: el arsenal nutricional oculto

No hay mucha información sobre las especias y hierbas utilizadas específicamente por los atletas, pero los antiguos griegos las valoraban mucho por sus beneficios para la salud, sus cualidades de recuperación y sus propiedades para mejorar la fuerza. La colección de textos atribuidos a Hipócrates contiene muchas referencias a las propiedades medicinales de diferentes alimentos, hierbas y especias. Galeno de Pérgamo escribió sobre la teoría humoral y los beneficios de equilibrar los fluidos corporales a través de la dieta. Ciertas hierbas y especias se consideraban muy importantes para la salud y la vitalidad.

Los entrenadores y atletas de la antigua Grecia eran muy conscientes de la importancia de la nutrición para el rendimiento y la resistencia. Si bien las fuentes primarias no mencionan explícitamente el uso de especias, podemos decir sin lugar a dudas que tenían conocimiento sobre los beneficios para la salud y el rendimiento de las especias y hierbas. Aquí hay algunas especias específicas que usaban los antiguos griegos y que son conocidas por sus beneficios para la salud.

Tomillo

Los antiguos griegos asociaban el tomillo con la fuerza y ​​el coraje. El nombre "tomillo" probablemente deriva de la palabra griega "thymon", que significa "coraje" o "thymiama", que significa "incienso". Los atletas usaban aceite de tomillo porque creían que les daría fuerza y ​​se sabe que los soldados se bañaban en agua con infusión de tomillo para evocar coraje.

El tomillo es una buena fuente de vitamina C, vitamina A y hierro. Es rico en antioxidantes que protegen al organismo del estrés oxidativo. Puede estimular el sistema inmunológico y tiene efectos antiinflamatorios que pueden ayudar a reducir el dolor.

Ajo

Los atletas de la antigua Grecia consumían ajo para aumentar la energía y mejorar el rendimiento . Era conocido por sus poderes para mejorar el rendimiento antes de que se utilizara como medicamento. Los atletas creían que era un excelente estimulante que purifica la sangre, mejora el rendimiento físico y reduce la fatiga. Se consumía mucho antes de las competiciones y se consideraba que tenía poderes mágicos.

Hoy en día, la ciencia ha descubierto que el ajo es realmente beneficioso para el rendimiento deportivo. Mejora la resistencia y la resistencia y reduce el estrés oxidativo, lo que ayuda a prevenir el daño muscular. Sus propiedades inmunoestimulantes y antiinflamatorias contribuyen a tiempos de recuperación más rápidos y reducen la inflamación.

Orégano

El orégano, además de su sabor muy aromático, era muy conocido entre los antiguos griegos por sus efectos curativos. A menudo se utilizaba para curar heridas y prevenir infecciones debido a sus propiedades antisépticas. También se utilizó para aliviar el dolor y el bienestar general. El orégano también se utilizaba entre los atletas para aliviar el dolor en los músculos doloridos o para relajar los músculos rígidos.

Hoy en día la medicina confirma numerosos beneficios del orégano para la salud. Ahora sabemos que el orégano reduce la inflamación y contiene vitaminas C, K, E y A, calcio, hierro y muchos antioxidantes importantes.

Perejil

El perejil se expandió desde la región mediterránea a casi todas partes del mundo. Para los antiguos griegos, el perejil era una planta sagrada y a menudo se asociaba con la victoria. Era una de las plantas que se utilizaba para confeccionar coronas para adornar a los deportistas en competiciones deportivas. Él

También era valorado por sus propiedades medicinales: curación de heridas, purificación de la sangre, reducción de la inflamación o como ayuda digestiva.

Debido al alto nivel de vitamina C, el perejil tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Puede mejorar la salud ósea gracias a la vitamina K, que tiene un papel importante en el proceso de absorción de calcio. También es rico en minerales, como calcio y magnesio.

Romero

No tenemos registros que digan específicamente que los atletas griegos antiguos usaban romero, pero el uso de romero era común entre los griegos en general y reconocían y valoraban sus beneficios para la salud. Entre otras cosas, utilizaron el romero para aliviar el dolor muscular, mejorar la circulación y mejorar la memoria y la concentración.

Hoy sabemos que el romero tiene propiedades antioxidantes que pueden proteger del estrés oxidativo, que puede ser causado por el ejercicio intenso. También puede mejorar la cognición y la claridad mental durante el entrenamiento o las competiciones.

En conclusión

El interés de los antiguos griegos por el impacto de los alimentos en la salud general fue profundo e inspirador. Entendían y apreciaban las cualidades de los diferentes tipos de alimentos, así como de las hierbas y especias. Es evidente que valoraban las especias no sólo por su sabor y aroma sino también por susbeneficios para la salud y sus propiedades para mejorar el rendimiento.

A medida que la ciencia moderna profundiza en la investigación de las cualidades nutricionales y terapéuticas de las hierbas y especias, nos damos cuenta de que las ideas de los antiguos griegos eran en su mayoría precisas y relevantes. Esta comprensión resalta la antigua sabiduría capturada en una cita atribuida a Hipócrates que dice: “Que la comida sea tu medicina y la medicina sea tu alimento”.

Regresar al blog

Deja un comentario