From Antiquity to Middle Ages: The Tale of Spice Deceit

De la Antigüedad a la Edad Media: la historia del engaño de las especias

A lo largo de la historia del comercio de especias, el fraude fue una preocupación constante. Cada intercambio de especias brindaba una oportunidad de manipulación y engaño para lograr ganancias financieras. La adulteración adoptó diversas formas, incluida la sustitución de ingredientes valiosos por otros de menor calidad, la dilución de especias con otras plantas o la contaminación con sustancias peligrosas como tintes. 

Escándalos picantes del pasado: el fraude alimentario del mundo antiguo

Las raíces del fraude alimentario se remontan a civilizaciones antiguas. Ya en el año 300 a.C., las regiones de la actual India tenían leyes estrictas contra el fraude alimentario, en particular de vino y cereales. El antiguo Egipto tenía regulaciones similares contra prácticas engañosas. 

En Babilonia, diluir cerveza en agua se castigaba con la muerte. No se trataba de reducir la calidad de la cerveza, sino principalmente por cuestiones de seguridad . El agua a menudo estaba contaminada y era riesgosa beberla, por lo que la cerveza era una opción más segura. Mezclar cerveza con agua contaminada podría resultar peligroso para la salud . 

En la antigua Atenas existía un inspector especial encargado de comprobar la calidad del vino y detectar su adulteración. Los vendedores a veces agregaban ciertos ingredientes para que el vino supiera mejor y pareciera más maduro. Los inspectores tenían que identificar productos falsificados y proteger a los clientes. 

Plinio el Viejo (23-79), reconocido naturalista, filósofo y autor romano de Naturalis Historia , profundiza en la cuestión del fraude del vino en la antigua Roma . Plinio también analiza diversas formas de reconocer hierbas y especias falsas , y métodos para verificar la autenticidad de diversas sustancias naturales, como la plata. Además, se queja de los precios irrazonables a los que la India vendía productos ( especias ) a los romanos . Los precios eran 100 veces superiores a su coste original (Plinio, Historia Natural, Libro VI, Capítulo 26). 

Galeno de Pérgamo, médico al servicio del emperador romano Marco Aurelio, se refirió a los vendedores de medicinas como astutos y tramposos. Probablemente estaba preocupado por la adulteración y sustitución de hierbas medicinales que practicaban algunos de estos vendedores. 

En cuanto a las especias, la pimienta era muy popular entre los romanos. Apicio , el resumido autor del libro de cocina De Re Coquinaria ("On Cookery"), utilizó pimienta en 349 de 468 recetas. En sus escritos, Plinio el Viejo afirma que el comercio entre Roma y la India se basaba principalmente en la pimienta negra. 

Sabores lujosos de la Edad Media: especias y prestigio social

En la antigua Roma, las especias eran caras y las disfrutaban los ricos. Los romanos tenían caminos seguros y en buen estado que permitían el fácil transporte de especias. Después de la caída del Imperio Romano, viajar se volvió mucho más difícil debido a las guerras, los robos y las carreteras descuidadas. Como resultado, a principios de la Edad Media, los europeos no tenían acceso confiable a las especias. 

Cuando los cruzados encontraron la cocina del Medio Oriente, el comercio de especias revivió. Las especias recuperaron su estatus de lujo en Europa. Los comerciantes que buscaban especias tomaban rutas peligrosas a través de Medio Oriente y África, enfrentándose a piratas, asaltantes, conflictos religiosos y políticos y riesgosos viajes por mar. 

En la época medieval, la gente utilizaba principalmente pimienta negra y otras especias como la canela, el jengibre y el azafrán. También se utilizaban especias menos comunes como galanga, zedoary, pimienta larga y "granos del paraíso", aunque finalmente desaparecieron de las mesas europeas. Además, el azúcar se consideraba una especia y se utilizaba ampliamente durante este período. 

Isidoro de Sevilla (560-636), en su influyente obra Etymologiae , habla de varios tipos de pimiento disponibles en los mercados europeos y arroja luz sobre las prácticas fraudulentas de su época. Isidoro escribe que la pimienta fresca es pesada, mientras que la pimienta vieja es ligera. Para engañar a los compradores, los comerciantes a veces espolvorean d litargirio o plomo sobre pimientos muy viejos para hacerlo más pesado y parecer fresco. 

En el libro Out of the East: Spic es and the Medieval Imagination de Paul H. Freedman, descubrimos que durante la época medieval, el consumo de especias indicaba riqueza y buena posición social. Incluso personas con una riqueza moderada gastaron cantidades significativas de dinero en especias, cantidades que podrían parecer irrazonables según los estándares actuales. A menudo se ridiculizaba a los campesinos porque nunca habían probado otra especia que no fuera la pimienta.

Comercio medieval de especias: el fraude y el castigo

En ese momento , los musulmanes controlaban las rutas terrestres y marítimas, creando una presencia dominante en todas las carreteras. Las tensiones y conflictos actuales entre cristianos y musulmanes constituían un desafío importante para el comercio. Si bien la demanda de especias era alta, obtenerlas era difícil . Por lo tanto, los comerciantes se vieron tentados a aumentar sus ganancias mediante una dulteración. 

Mezclar hierbas más baratas con otras caras como canela, pimienta negra o nuez moscada podría generar mucho dinero. Algunos vendedores deshonestos fueron más allá y agregaron cosas como cáscaras de nueces, piedras o polvo a las especias y las vendieron a precios más bajos. Los gremios comerciales medievales tenían la tarea de vigilar el comercio de especias para mantener su buena reputación.

En aquella época, el azafrán ostentaba el título de especia más valiosa y también era muy propenso al fraude. Las hebras de azafrán se mezclaban frecuentemente con las de flores similares, principalmente caléndulas. Los insípidos estambres de azafrán amarillo se teñían ocasionalmente de rojo para imitar sus sabrosos estigmas. Las prácticas engañosas también incluían almacenar el azafrán en lugares húmedos para absorber agua y aumentar de peso o remojarlo en miel o aceite con el mismo propósito. 

En el siglo XV, Nuremberg, una importante ciudad comercial de azafrán, introdujo El Código Safranschou para luchar contra el fraude del azafrán. Según ese código, si se demuestra que son culpables de adulterar el azafrán, los estafadores podrían terminar en la cárcel, enfrentarse a castigos graves e incluso la ejecución. 

Guardianes de los mercados árabes: engaño y retribución

En la Edad Media, los mercados árabes contaban con inspectores llamados muhtasibs . Su trabajo consistía en asegurarse de que todos los comerciantes siguieran estrictas normas de calidad y se comportaran de forma ética. Engañar a los clientes se consideraba contrario a su religión y considerado algo malo. 

Cuanto más caro sea el artículo, mayores serán las posibilidades de adulteración. El azafrán, entre las especias, era particularmente propenso a ser manipulado. Un método engañoso consistía en mezclarlo con cártamo. Otra táctica bastante inusual fue utilizar pechugas de pollo hervidas, desmenuzarlas en trozos pequeños y teñirlas para imitar los estigmas del azafrán. La cúrcuma también fue objeto de escrutinio en los manuales de inspección, a la que se le añadió piel de granada molida para aumentar su volumen. 

Cuando se violaban las reglas, los inspectores tenían autoridad para castigar a los defraudadores utilizando el látigo y el turtur . El turtur era un sombrero cónico con un turbante envuelto alrededor. Si se adornaba con elementos inusuales como conchas o colas de zorro, se convertía en una herramienta de castigo. Los comerciantes declarados culpables de fraude tenían que usar estos sombreros en público y los reincidentes se enfrentaban a azotes. 

En conclusión

A lo largo de la antigüedad y la época medieval, las especias simbolizaban el lujo y eran susceptibles de fraude. La pasión por las especias dio lugar tanto al comercio justo como a esquemas engañosos. El fraude de las especias ha estado constantemente presente en nuestra historia y persiste hasta el día de hoy . Mientras algunos buscan sabores auténticos, otros se ven impulsados ​​a adquirir riquezas de manera engañosa . La historia de las especias refleja la búsqueda de la autenticidad y la honestidad por parte de la humanidad y la batalla constante contra el fraude y el engaño. 

Regresar al blog

Deja un comentario